Entre arte


Autor: Ángel Antonio Rodríguez
Publicación: El Comercio 21-5-1998
Hoy se inaugura en el gijonés Palacio Revillagigedo la muestra entre Arte, organizada por la Caja de Asturias en colaboración con la Asociación Profesional de Galerías de Arte Contemporáneo del Principado, que componen las salas Cornión, Durero y L.A., de Gijón, y la ovetense Vértice. Como ya anunció este periódico, la muestra cuenta con obras de doce artistas, tres por cada galería, y ofrece una importante visión del arte contemporáneo asturiano. Los creadores participantes son Pablo Maojo, Pelayo Ortega y Ramón Prendes, por Cornión; Melquíades Alvarez, Maite Centol y Paco Fernández, por Durero; Francisco Fresno, Adolfo Manzano y Juan Stové, por L.A., y José Ferrero, Miguel Galano y Santiago Mayo, por Vértice. Todos presentan piezas bastante recientes, distribuidas equitativamente entre las dos plantas del centro. Así, pinturas, fotografiar y esculturas, integradas en algún caso a modo de instalación, permiten analizar con eficacia la plástica que se desarrolla en la región, constatada por la experiencia y la participación en entornos tan importantes como ARCO, donde los doce artistas ya se presentaron anteriormente.

Esta muestra -de cuya oferta estética nos ocuparemos en otro momento- es, a nuestro juicio, la más interesante que el Palacio Revillagigedo ha organizado en los últimos meses, compaginando su cada vez más esporádica labor de apoyo al arte de hoy con la originalidad, la calidad y el excelente montaje de las obras elegidas. En este sentido, la perfecta coordinación de Adelaida Bermúdez, la vigilancia siempre atenta de Dolores Viesca y el excelente diseño expositivo de Ramón Isidoro Pérez-han sido decisivos, lo que nos confirma una vez más su profesionalidad. Por su parte el catálogo, mediante una estructura concisa y atrayente, recorre la trayectoria de cada autor con doce textos seleccionados por ellos mismos y con una introducción de Rubén Suárez, que analiza desde una perspectiva histórica la labor de la Caja de Asturias, profundizando también en la actividad de los galeristas participantes y en los planteamientos que desembocaron en esta exposición. El evento, sin duda, apoya, difunde y fomenta nuestro arte contemporáneo desde un entorno privilegiado. Esperemos que, por el futuro artístico de Asturias, se consoliden en la región nuevas iniciativas de carácter periódico que sean, al menos, tan atractivas como esta.