Me agita el milagro de la evolución


Autor: Pedro José Vallín
Publicación: El Comercio 3-5-1998
Como anunció hace años, Núñez Arias sigue en la evolución de su obra pictórica, depurando el estilo y caminando hacia un lirismo que le coloca en el momento más dulce de su carrera creativa. Obra reciente, exposición que cuelga estos días la gijonesa galería Cornión, es la mejor prueba.

La carrera de Núñez Arias tiene de particular que no eligió los círculos pictóricos del Principado para darse a conocer, sino que fueron los premios obtenidos en los más importantes certámenes nacionales los que obligaron a la crítica regional a interesarse por la obra de este maestro de Castropol que vive en Lieres.

-Se ha producido una notable evolución en estos años. Hay habido una depuración matérica sensible.
-Ha habido una reducción de elementos, aunque es el mismo universo tratado. Ha ganado en delicadeza, espiritualidad y lirismo.

-¿Habrá rupturas o giros en su evolución?
-Estoy en un camino que me lleva a eso.. Es posible que se produzca en mi otra explosión. Es como el mar: se manifiesta en flujos, pulsaciones.

-¿Cree que esta depuración de elementos le puede llevar a cierto nihilismo formal?
-No, no me interesa llegar al. nihilismo; antes se produciría en mí una reacción. Son necesidades vitales. Aparecen otras fuerzas, otros colores, que me seducen como me sedujeron aquellos estratos. Tengo aún mucho campo para trabajar. El arte parietal, por ejemplo.

-Usted, que trabaja con los minerales, ¿no está tentado a utilizar la roca como soporte?
-La roca ya ofrece sus propias abstracciones. Las rocas son demasiado bellas para destruirlas.

-Nunca trabaja con materia viva, ¿por qué?
-Trabajo con los restos de la vida. Mi filosofía es el asombroso milagro de la evolución, de lo vivo a lo inerte y de lo inerte a lo vivo. En la roca está todo eso escrito, 'y ese milagro es el que me agita.

-Usted no quiere abandonar la enseñanza ¿Qué le aporta?
-Abrir luces en los niños es maravilloso, como lo es la pintura. Los niños aportan un mundo dé sinceridad, ternura, afecto y agradecimiento. En las edades en las que yo estoy con ellos, viven el proceso de pasar de la revolución a la domesticación.
Además, son extraordinariamente creativos. Me encanta cómo se expresan a través de manchas y dibujos.

--Ha conseguido colocarse como uno de los pintores más interesantes del momento. ¿Cuáles-son sus anhelos inmediatos?
-Tengo que preparar unas exposiciones para este otoño y, sin renunciar al pequeño, me seduce mucho trabajar el formato de varios metros. He renunciado a muchas cosas por sacar esto adelante y, si me estancara, estaría muerto.