Una muestra sobre Carnaval.


Autor: Rubén Suárez
Publicación: La Nueva España 14-2-2002
No cabe duda de que el Carnaval, tan colorista y abrumadoramente expresionista, la deformación, el esperpento, la máscara en exaltación, parece en principio un buen tema para la pintura. No suele resultar así, porque a menudo se lo toma como un pretexto multicolor y frívolo para la descripción costumbrista y entonces la pintura se vuelve banal, ramplonamente caricaturesca, como hay casos. Otra cosa sucede cuando para el artista lo que prima es la pintura y no el motivo, que lo ayuda a plantear una nueva dimensión del ser o de la conducta humana, o incluso una valoración de calidades plásticas, color, forma, composición, movimiento... como es el caso de Evaristo Valle de quien se exhibe estos días una serie de piezas en la Fundación Museo de Somió.

También sobre el Carnaval puede verse una exposición colectiva en la galería Cornión, en la que figuran varios artistas habituales de la sala, como Camín, Pelayo Ortega, Javier del Río, etcétera. También está representado, con un par de cosas Aurelio Suárez, una de ellas el gouache que ilustra estas líneas. Y Mingotes, que además nos deja en lo literario una de sus sentencias: "Sátira; señala la condición de muchos". Pues eso.