De libros, libreros, cuadros y pintores


Autor: Rubén Suárez
Publicación: La Nueva España 15-1-1997
«De libros y libreros» es el título del libro que Amador Fernández Carnero ha editado con motivo del quince aniversario de su librería-galería Cornión. Es un libro que recoge veintiocho textos, tantos como letras tiene el abecedario, escritos por distintos autores y complementados en cada caso por la reproducción de una pintura y de una letra capitular creada por el mismo artista.

Como escritores y pintores representados son personas de alguna manera ligadas a Cornión a lo largo de estos quince años que ahora se cumplen, viene a ser una grata y entrañable manera de celebrar el aniversario que además da pie a la celebración de una exposición colectiva original, con las obras reproducidas en el libro, apartada de las convencionalmente comerciales que suelen ser usuales durante las Navidades. De modo que aunque titulado el libro «De libros y libreros», tema sobre el que los escritos tratan, esto es cosa también de cuadros y pintores como no podía ser de otra manera.

Desde la antigüedad clásica hasta nuestros días, siempre han estado íntimamente ligadas las literatura y la pintura, esas dos formas de expresión de las ideas, de la creatividad humana. Encuentra su formulación más conocida, todo un tópico ya a estas alturas en el «Ut pictura poesis» de Horacio, pero en todas las épocas las comparaciones, las relaciones o las complicidades de la escritura y la imagen, a veces una misma cosa como en la pintura contemporánea sucede con la incorporación de lo textual como elemento plástico en la composición, han establecido un íntimo nexo de unión entre ambas manifestaciones del arte, llegando incluso a un intento de suplantación de una por otra en algunas desatinos del conceptual. Por eso, y porque a fin de cuentas literatura y arte son la razón de ser de la librería-galería Cornión, resulta tan sugestiva la iniciativa de este libro y de esta exposición.

Veintiocho son como al principio se dice los autores que escriben en el libro «De libros y libreros» y veintiocho las ilustraciones que se incluyen y que corresponden a los cuadros expuestos en la muestra que ahora puede ver, firmados por Ángel Guache, David Lechuga, Pablo Maojo, Gaspar Meaja, Antonio Suárez,Díaz Roiz, Humberto, Zatón, Pelayo Ortega, José Paredes, Ramón Prendes, Javier del Río, José Vivancos Plaza (homenaje), Camín, Luis Fega, Fernando Redruello, Pepa Osorio, Mabel Alvarez Lavandera, Juan Barjola, Fernando Bellver, Fernando Díaz, Javier Aleixandre, Estrella Sánchez, José Arias, Elías G. Benavides, Bernardo Sanjurjo, Rodolfo Pico y Josefina Junco, citados de la «a» a la «z» y no por orden alfabético, como bien se puede ver, si no por sorteo.

En la exposición figura también un alfabeto ornamental formado por las letras capitulares creadas por cada uno de estos pintores. Son muy diferentes lógicamente los planteamientos de los artistas a la hora de rendir su homenaje plástico al libro pero sin duda uno de los más felices, conceptual y formalmente, es el de Pelayo Ortega que acompaña estas líneas, con la incorporación de una de las obras de las aventuras de Guillermo a una superficie en la que aparece una pipa muy elementalmente pintada. Contradiciendo a Magritte, hemos de afirmar que, en el presente caso, esto sí es una pipa, la que nos acompaña en la nostalgia de la lectura de la ajetreada vida del travieso Guillermo.