Buenas vibraciones


Autor: Ángel Antonio Rodríguez
Publicación: El Comercio 30-10-1999
Las próximas semanas el arte contemporáneo ocupará un lugar activo en el circuito artístico gijonés. Así, ayer se presentó. en la galería Cornión la excelente exposición de esculturas Hacia el infinito, de Camín, compuesta por piezas en acero cortén y por papeles, de la que se ofrece hoy amplia información en la sección cultural de este periódico. El próximo sábado, el Museo Barjola inaugura la exposición Caminos, dedicada a la Ruta Jacobea, que completa la muestra Caminantes. Por su parte, la escultora avilesina Charo Cimas expondrá siete días después en la capilla de la Trinidad.

A finales de noviembre el Palacio Revillagigedo clausura la exposición de Fernando Sinaga y Antón Lamazares para dar paso a la pintura de Joan Hernández Pijoán, y el Centro de Cultura Antiguo Instituto albergará la muestra Cien años, cien sillas, que precederá a los Dibujos germinales, una colección de piezas de los años ochenta organizada con el Centro de Arte Reina Sofia. Una oferta expositiva con buenas vibraciones, que sitúa a Gijón como punto de referencia principal del arte asturiano finisecular, cada vez más defendido por algunos lectores sociales en la dimensión qué se merece.