Fernando Peláez


Autor: Ana Fernández
Publicación: El Cultural. El Mundo 31-5-2000
La obra que presenta Fernando Peláez (Gijón, 1965) regresa a una técnica original de trabajo en papel, cada día más perfeccionada. Somete al soporte a complicados
procesos de aplicación de barnices y aceites hasta conseguir mayor consistencia, sugerentes matices cromáticos y un aspecto velado. Incorpora entonces sombras, gestos espontáneos y una colección de elementos tipográficos, procedentes de una centenaria imprenta familiar gijonesa. Elabora así un elemental complejo iconográfico, del que se sirve para recrear poesías visuales relacionadas con la
literatura, las canciones infantiles o las propias experiencias vitales. Las imágenes se acompañan con breves textos que complementan o ratifican la propia pintura. Al final Peláez consigue unas obras limpias, estudiadas en lo esencial, con delicado aspecto onírico. Los juegos de transparencias revelan siempre una aspiración comunicativa, que no descriptiva. Es un arte que quiere expresar sentimientos, que desarrolla un juego de complicidades con el espectador, quien puede introducirse en los vericuetos sugerentes de una pintura intelectual y poética.