Color, forma y luz de Gijón coinciden en una muestra que representa la pintura..


Autor: Paché Merayo
Publicación: El Comercio 24-12-1994
...del siglo XX asturiano.
La pintura asturiana de los pintores gijoneses (ya sea de cuna o de devoción) se ha concentrado estos días en una de las salas de exposiciones más pequeñas de la ciudad: Cornión. Pequeña en continente, pero no en contenido, pues su programa es uno de los más ricos de la región. Precisamente, para consolidar dicha realidad, Amador Fernández, su alma mater, ha convocado estos días una representación de algunos de los más interesantes creadores del siglo XX asturiano. No se trata,como se apresura a explicar Amador, de una colectiva de pequeños formatos, destinada a ser envuelta en papel de Navidad, sino una apuesta, de nuevo trascendente, por lo mejor del arte. Nombres como Nicanor Piñole o Camín, del que el espectador vuelve a encontrar su pasado, Pelayo Ortega, Rodolfo Pico, Josefina Junco o Ramón Prendes integran una lista de diecisiete artistas que se presenta bajo el titulo Gijón Sur-Mer

«Es habitual en las galerías de arte, por estas fechas, la organización de exposiciones colectivas de Navidad, utilizando obras de pequeño formato con un estilo comercial escrupulosamente adaptado al tiempo navideño. Nunca más lejos de nuestra intención ese tipo de muestras». Con estas palabras cierra Amador
Fernández la puerta a toda posibilidad de confundir Gijón Sur-Mer, con un mercado de ocasiones.

Según Fernández, la muestra que estos días y hasta finales del próximo mes de enero ocupará la actividad de la sala que promueve y alimenta es mucho más que un encuentro entre el arte y el comercio (por otro lado inevitable en toda ocasión que el arte se exhibe con intención de ser vendido). La exposición que ahora ofrece Cornión presenta a una serie de artistas, cuyos trabajos discurren por caminos bien distintos bajo el punto de vista formal y unidos por «el resultado final, la creación y el desarrollo de la actividad plástica».

GIJÓN VÍNCULO FORMAL IY EMOCIONAL
Francisco Carantoña, director de EL COMERCIO y autor del prólogo del catálogo de la exposición, también destaca otra unión entre los creadores «estar vinculados de modo directo, indirecto o circunstancial a las formas, colores, iluminación o espacios gijonenes».

«Es una sorpresa agradable en ese contexto ver reaparecer a José Luis Suárez Torga, pintor gijonés en cierto modo olvidado, de quien se expone un delicado trabajo a la cera, donde el muelle local y sus gentes se alzan con el protagonismo. Junto a Suárez Torga están el Camín inicial, con uno de sus cuadros donde la antigua fábrica de gas condiciona con su volumen el espacio, y también el Antonio Suárez de los primeros tiempos, enfermizamente sensible a las delicadezas del color», explica Carantoña, quien más adelante define el conjunto expuesto como alegre e instructivo.

Por su parte Amador Fernándezrecuerda para dar sentido a la selección de artistas que, desde finales del siglo pasado hasta hoy son varias generaciones de pintores que han trabajado entre nosotros y hemos elegido a quienes se nos antojan más representativos, con inevitables, pero mínimas, ausencias».

Para el propietario de Cornión, «Gijón ha sido y es tierra de promisión para la pintura y el arte. Así lo demostramos reuniendo la presente y atípica muestra, tanto por la temática como el propio y saturado montaje, para la que hemos encontrado un nombre: Gijón Sur-Mer».

OCHENTA Y DOS CUADROS DE DIECISIETE ARTISTAS
Al definir el montaje como fruto de la saturación, Amador Fernández no se refiere a otra cosa que al hecho de someter la obra de diecisiete artistas gijoneses, traducida en un total de ochenta v dos cuadros, a los pocos metros cuadrados que definen su espacio expositivo y efectivamente, se ha logrado combinar todos los elementos de la exposición en las proporciones máximas en que dichos elementos pueden ser unidos.

Desde el techo al suelo, las paredes de la sala de exposiciones de la popular librería gijonesa están impregnadas de arte. José Arias, Armando, Camín, Fernando Díaz, Humberto, Josefina Junco Pablo Maojo, Pelayo Ortega, Rodolfo Pico, Nicanor Piñole, Ramón Prendes, Fernando Redruello, Javier del Río, Estrella Sánchez, Antonio Suárez, Aurelio Suárez y Suárez Torga son los destacados culpables de que tal reunión sea tan atractiva como atípica.