Críticas:

  • Un incesante fluir de signos