Críticas:

  • Todos tenemos demonios, pero, al final, somos iguales