Críticas:

  • Ramón Prendes, pintar un diario con tinta china y colores soñados por Icaro