Críticas:

  • José Arias, color vertido