Críticas:

  • No hay mejor criterio que el respeto por la vida