Galano: No pretendo explorar nuevos lenguajes, sino ahondar en mi propio mundo

15 Marzo 2019
El artista tapiego se mantiene fiel a su personal visión de la pintura y a su tema principal, el mar, en la exposición que inaugura el próximo día 23 en Gijón.

La Nueva España
Oviedo,
Elena FERNÁNDEZ-PELLO

Miguel Galano (Tapia de Casariego, 1956) ha elegido una frase del escritor y crítico de arte Juan Manuel Bonet, "El mar siempre recomenzado", para presentar al público su nueva exposición, la primera en Asturias desde 2016 y que inaugurará en la galería Cornión, en la calle de La Merced de Gijón, el próximo día 23, al mediodía. "El mar es un asunto al que siempre vuelvo", admite el artista. "Yo nací al lado del mar y el primer paisaje que vi del mundo fue el mar. El mar me persigue. Haga lo que haga, sea sobre París o Lisboa, el mar se cuela por cualquier rendija. No necesito verlo, lo llevo dentro", explica el artista.

Galano no cesa de indagar en su propio universo. "Mi trabajo no pretende explorar nuevos lenguajes, sino profundizar en un mundo propio. Una vez encontrada mi voz, lo que intento es ahondar en ella. Inevitablemente hay cambios, muy pequeños y sin haberlos buscado yo, pero van enfocados a una pintura más honda. La novedad para mí no es importante", afirma.

"El hecho de que mi pintura pueda ser muy realista no ha de entenderse en que haya un interés descriptivo en ella, el cuadro es un puente para llegar a otro lugar", argumenta el pintor. En cualquier caso, para Galano, "el grado de abstracción o de realismo es lo que menos importa". La serie "Eco de mar", que comenzó en 1995 y que continúa hasta hoy, es la que él considera que más se puede aproximar a la abstracción y, sin embargo, el aspecto del mar en esos cuadros es el que realmente tiene a determinadas horas y en ciertas condiciones.

Miguel Galano comenta que su obra no es discursiva y en ese sentido siente que se ha quedado descolgado: "Estuve en las ferias de Madrid y hay una corriente de raíz muy duchampiana, conceptual, contrapuesta a la pintura muda; es un arte que tiende a explicar y en el que el artista dice que su obra es una reflexión sobre algo".

De la suya dice que "es una pintura que no necesita interlocución, explicaciones ni comentarios, yo defiendo la idea de una pintura muda, en el sentido de que carece de significado. Yo estoy en un lugar que no tiene explicación, al que la palabra llega con dificultad".

La excepción es la palabra poética, y de hecho su nueva exposición se presenta con unos versos de José Antonio Cabanella titulados "Maleguas", el barrio del pintor: "Como velas nel horizonte / póusanse las gaviotas / na pintura qu' aquí nace / y de clamores y nostalgia / revolotear despós el aire".

Galano invita a quien contempla uno de sus cuadros a dejarse llevar por la emoción. "El cuadro no es distinto en eso a la música, lo mejor es presentarse ante él desnudo y sin ningún tipo de aparataje", recomienda.

"Estamos tan acostumbrados al discurso que parece que existió siempre, pero cuando Monet pinta una marina no hay discurso, cuando el Greco pinta un apostolado no hay discurso, no es necesario el discurso..:',explica y afirma que él se siente más próximo a Zurbarán que a Santiago Sierra. "Yo, cuando
quiero ver el arte más radical, me voy al Prado -el Prado es de poner los pelos de punta-; no voy a Arco", confiesa.

Galano atribuye esa desafeccion personal por la corriente artística dominante a sus limitaciones. "Es muy posiblemente por carencias mías, las cosas están cambiando, el mundo es otro, el arte siempre fue testigo de un presente", reflexiona. Cuenta que a veces se pregunta "si tiene sentido pintar una casa o un árbol" y se responde con el maestro del realismo, Antonio López, "que dice que prefiere las dudas a las falsas certezas".