25 Enero 2020

Retrato de los creadores asturianos.

BIO. Pablo Basagoiti y Nicolás Cancio, Fotógrafos

Muel de Dios
La Nueva España

Pablo Basagoiti, de 46 años, y Nicolás Cancio, de 46 años, son fotógrafos y residentes en Gijón. Además, están al frente de la edi¬torial de libros de fotografía Materia Editorial. Basagoiti (arriba en la foto de Muel) acaba de exponer en la galería leonesa Espacio E su proyecto "Sinestesia", una serie de retratos de músicos -todos ellos en el Museo Evaristo Valle, donde trabaja este creador-. En esa serie trató de hacer lo imposible: fotografiar lo que no se puede fotografiar, la música. Le pedía a cada modelo que eligiera una música y que se sumergiera en ella mentalmente. "A los 15 segundos, veías que algo pasaba", dice. Luego disparaba. Nicolás Cancio acaba de exponer en la galería Comión de Gijón, bajo el título "Una tierra leve", una colección de imágenes llenas de desnudez, nieblas, reflejos y desenfoques. Todas con un cierto aire japonés, zen. En ellas la nada es el todo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dos tipos que se están mirando

Eduardo LAGAR
La Nueva España

¿La palabra para empezar este artículo será "parsimonia"? Puede ser. Tiremos de ese hilo. Pablo Basagoiti y Nico Cancio son, físicamente, muy diferentes. Algo que, no obstante, es relativamente fácil, pues Nico ya resulta diferente a la mayoría de nosotros: mide dos altos y corpulentos metros, parece que no se termina nunca. Sin embargo, fisonomías aparte, Pablo y Nico parecen emitir en la misma onda emocional. Transmiten igual sosiego en el modo de hablar y obrar. Parsimonia.

¿Y de dónde les viene la poderosa virtud de la lentitud, tan escasa en estos tiempos acelerados? Por lo que se deduce, mientras Muel ofrece sus ya legendarios "cafés bombón", todo procede del mirar de su oficio de fotógrafo. De un observar las cosas ahondándolas con paciencia, demorándose en los detalles y las formas hasta que ocurra la imagen que buscan. A veces el arte surge, simplemente, de estar a verlas venir.

En un juego de miradas cruzadas, Nico explica que Pablo posee un soberbio sentido del color y de la geometría, y que "encuentra cosas interesantes donde los otros solo vemos cosas aburridas". Y Pablo define a Nico como "un personaje muy interesante, de una generósidad apabullante, capaz de hacer cosas muy complicadas y llevarlas a la máxima sencillez". Porque para ra Nico, "la sencillez es la complejidad resuelta".

Ambos han descubierto que su camino en la vida es y será expresarse con la mirada. Para eso hace falta un poco de parsimonia y algo que los dos pronuncian casi al unísono: "Curiosidad".