12 Mayo 2020

Queremos echar a andar, Hay que aportar

Las galerías de arte retoman la actividad con pintura, escultura e instalaciones convertidas en el mejor bálsamo para aliviar tiempos difíciles.

M.F.Antuña
El Comercio

Un poquito a medio gas, con horarios restringidos en algunos casos, pero con ganas de normalidad. Las galerías asturianas se suman a la desescalada subiendo el arte por las paredes y empezando a poner un poco de belleza a una vida tocada y trastocada por un virus.

Este es el plan: poner arte a tiempos confusos. Por eso ayer abría sus puertas Cornión, con todo el espacio desinfectado, a sabiendas de que no habría colas para entrar, pero que toca poner voluntad y buena cara. «Hemos estado limpiando todo y cambiado abajo la exposición de los fondos, porque lo que queremos es echar a andar, pero estos primeros quince días estaremos esperando acontecimientos. Tenemos que aportar todos en una situación tan complicada para todo el mundo», apunta Amador Fernández, que mantiene en su planta superior la exposición del escultor japonés afincado en Asturias Tadanori Yamaguchi. «Estará hasta finales de junio, tuvimos que cerrar justo a la semana de abrirse, así que era una exposición que estaba sin ver y es espectacular». Sus mármoles merecen esa mirada calmada y embelesada en la calle de la Merced.

No muy lejos, Gema Llamazares, en horario vespertino y con cita, mostraba los magníficos dibujos de Guillermo Peñalver. Y también cerca de allí, Bea Villamarín abría aún no al cien por cien con el mismo objetivo de ir viendo cómo se desarrollan los acontecimientos. Una colectiva con el arte de Alejandro Quincoces, Javier Barco, Diego Benéitez, Rubén Martín de Lucas, Candela Muniozguren y Fernando Palacios alza el telón postconfinamiento. «Abriremos en nuestro horario habitual, pero esta semana iremos observando cómo va la afluencia de público y nos adaptaremos a la nueva situación», afirma la galerista.
Aurora Vigil-Escalera ultimaba ayer el montaje de "Transitando", la exposición que hoy se inaugura con obra de Juan Díaz y con idéntica apuesta por tratar de acompañar con su trabajo ese camino hacia lo que debe ser una vida menos confinada y con más elementos para el disfrute.

También en Gijón, en ATM hay ya arte buscando las miradas cómplices de un público que ha de completar con sus ojos el proceso artístico. Allí se ve la exposición "Mente salvaje", del artista asturiano David Martínez Suárez.

En Oviedo, en Guillermina Caícoya están empezando ya a trabajar en la instalación de Adolfo Manzano "Evoluciones y recovecos", que confían en que pueda estar lista para el viernes. Mientras, en Arancha Osoro se estrena "Entre líneas" de Luis Repiso en su nuevo local, pero por el momento mantiene la cita previa para quienes quieran ir a visitarla. Lucía Dueñas, en cambio, retrasa al mes próximo la inauguración de "Carden", con obra de la artista sevillana Inma Fierro.

Controlando al milímetro los aforos, desechando por completo inauguraciones, y con calma, las obras de arte emergen por fin.