10 Julio 2020

Pablo Maojo y Marcos Morilla suman naturaleza escultórica y fotografía.

Cornión tiene hoy cita doble, que en realidad es exposición única, pues muestra la obra de dos los artistas con dos maneras de ver el arte muy diferentes, pero con una vocación idéntica por la naturaleza. Su título, Forma de encuentro', resume una propuesta que se nutre de escultura y fotografía como dos lenguajes en diálogo continuo. Sus protagonistas, Pablo Maojo, Marcos Morilla y la naturaleza. De ella hablan las maderas del primero y las enormes instantáneas del segundo. Su exposición, que será inaugurada hoy (de 17 a 21 horas) y para que los asistentes a la inauguración puedan cumplir las normas de esta era COVID y marcar las distancias de seguridad, también mañana (de 11 a 14 horas), se mantendrá en la sala de la calle de La Merced hasta el 12 de septiembre.

Ayer mismo, artistas y galerista estaban culminando el montaje. «Algo complicado», según Amador Fernández, alma máter de Cornión, porque las fotografías de Marcos Morilla requieren ser col gadas a un metro de la pared. Éstas convivirán con las esculturas de Maojo, que acude a la cita con cinco volúmenes de grandes dimensiones y una colección de piezas de menor formato.

El trabajo de ambos ha , blará entre sí a lo largo y ancho de las dos plantas de la sala gijonesa. No se ha determinado un espacio para cada uno, porque la intención es que la mirada a la naturaleza del escultor tenga su complemento con la perspectiva del fotógrafo. Ambos grandes amigos y colaboradores desde hace años, llevaban tiempo deseando compartir paredes. Ésta es por tanto una exposición deseada. También por el galerista, que estaba taba deseando abrir una puerta a la fotografía.

Paché Merayo
El Comercio