5 Febrero 2022

El Nicanor Piñole rescata 27 bocetos originales de Pelayo Ortega

El museo expone una parte de los dibujos que el pintor realizó a finales de los años ochenta de los rincones más emblemáticos de Gijón

Pablo Antuña
La Nueva España

“Estoy muy feliz con que estos dibujos se puedan exponer. Ha quedado una muestra muy íntima y bonita”. Han pasado casi 33 años desde que se publicó “Semblanza de Gijón. En prosa y aguafuerte”, editado por Urrieles, con 83 bocetos realizados por Pelayo Ortega, que se unieron a los textos de Francisco Carantoña. Ayer, esa nostalgia de ese Gijón que dibujó Ortega, se reencontró en el Museo Nicanor Piñole, con la inauguración de una exposición que recoge 27 de esos 83 dibujos, carboncillos y algunas acuarelas.

La playa, el Puerto Deportivo, la Laboral, la plaza Mayor y una serie de rincones más que reconocibles del día a día de la ciudad aparecen reflejados en esta “Semblanza de Gijón”. “Se recoge una visión subjetiva de los rincones más emblemáticos de la ciudad de finales de los ochenta, cuando Gijón estaba inmerso en un proceso profundo de transformación”, comentó Lucía Peláez, directora del Museo Nicanor Piñole y del Museo Casa Natal Jovellanos.

Amador Fernández recordó ayer, como encargado de editar esta publicación, cuál fue su origen. “Fueron dos años de trabajo muy intensos, que nacieron cuando en la librería y galería Cornión buscábamos dar un aliciente más cada año. Pensamos en primer lugar hacer algo de Lisboa o del norte, pero corregimos y nos dimos cuenta de que por qué no íbamos a hacerlo de Gijón, con todo su encanto”, subrayó.

El viaje que proponía Pelayo Ortega junto al fallecido periodista Francisco Carantoña, que ayer estuvo representado por sus dos hijas Cruz y Fernanda, transmitía el carácter melancólico y su gusto por lo sombrío, pero también su pasión por la ciudad de Gijón, que se recogía también en su visión particular de los acantilados, el Antiguo Instituto, Somió o incluso el Café Dindurra. “En sus bocetos originales recoge una visión de un Gijón abierto, diáfano, donde destacan las torres, las faroles o la figura del paseante con el paraguas”, comentó la directora del Nicanor Piñole. “Tanto el artista, Pelayo Ortega, como el escritor, Francisco Carantoña, transmitieron su amor por la ciudad en esta edición”, añadió Peláez.

Pelayo Ortega, en esta “Semblanza de Gijón”, muestra su línea artística. “Representa esa influencia que Nicanor Piñole tiene sobre las siguientes generaciones de artistas asturianos. Y es un espejo sobre el que se refleja la historia de Gijón”, añadió Lucía Peláez.

La exposición “Semblanza de Gijón. Pelayo Ortega dibujos” se podrá visitar en Gijón hasta el 15 de mayo en el Museo Nicanor Piñole. “El tiempo le aporta un valor documental especial al valor artístico de estas obras”, reflexionó Lucía Peláez, que explicó también la importancia de que se hayan adquirido la totalidad de los bocetos para su conversación, una circunstancia que también ensalzó Amador Fernández. “Es la mejor manera de que se conserve, por todo el valor que tienen y lo que significan”, apuntó.