18 Noviembre 2022

El adiós de Cornión: una amplia muestra de dibujos de Galano

El artista apuesta por una variada exposición antes del cierre de la histórica galería gijonesa: «Me presta ser el último eslabón»


La histórica galería Comión despedirá su actividad con la exposición «Dibujos y cerámicas» , del asturiano Miguel Galano. La muestra abre mañana y permanecerá en el espacio gijonés hasta el 30 de diciembre. Será la última que se pueda visitar en la sala, que pondrá fin a 42 años de trayectoria, como avanzó ayer LA NUEVA ESPAÑA, con la obra de un autor que ya ha expuesto en ella en varias ocasiones. «Dibujos y cerámicas» supone la tercera exposición individual del artista en Cornión, cuyo cierre es una «noticia triste», afirma el propio Miguel Galano, que pondera la «trayectoria» de una de las galerías «emblemáticas de Gijón».

La exposición que pondrá el broche a la historia de Comión explora una faceta de Galano menos conocida por el público. El asturiano presentará una muestra de dibujos, en los que sobre papel y cerámica aborda el mundo de la geometría, de la contundencia y de la precisión. Para ello se ayuda de una regla. El autor admite la sorpresa que puede suscitar en su público más habitual. «Son dibujos y cerámicas en apariencia muy distintas a mi obra más conocida de brumas, de la melancolía y del romanticismo del norte», confiesa Miguel Galano, que dedica esta muestra a Rubén Suárez, al que agradece las palabras que tuvo -Para «un antecedente de esta exposicion hace más de diez años».

Pese a las diferencias existentes entre ambas producciones, Galano argumenta que «Dibujos y cerámicas» constituye una «continuación» de «Dibujos de línea», muestra presentada en el Museo Nicanor Piñole en 2011 y que posee «el mismo espíritu» que la que disfrutarán a partir de mañana los visitantes de la galería Cornión.
«Se juntan en una búsqueda de lo esencial», cuenta Galano sobre los trazos que componen la obra, que apuesta por los «elementos mínimos, con tres o cuatro líneas». El autor asturiano profundiza en la importancia de la geometría en esta última exposición de Cornión.

«Se suele asociar a la frialdad e intenté huir de eso», explica Miguel Galano, que «busca la calidez». «Me hace pensar en los dibujos de Luis Fernández», sostiene el pintor, que destaca que las piezas que integran la muestra que acogerá mañana la galería Cornión «lejos de la frialdad, son cálidas y emocionantes». Acostumbrado al protagonismo en sus creaciones de la niebla, la nieve o la lluvia, Galano se sale de sus cánones habituales pero sin perder el sentido conceptual y romántico que impregna su obra. Si bien en apariencia los dibujos pueden parecer bocetos por la concisión de los trazos, cada pieza, acabada, goza de una entidad propia, fruto de su deseo de realizar pinturas atemporales y verdaderas. Las casas solitarias, las húmedas noches o las ramas en invierno, imágenes recurrentes en su trayectoria como pintor, dan paso a una obra que se nutre de unos pocos trazos, no exentos de significado. Ser uno de los múltiples expositores que han colaborado con Cornión desde la inauguración de la galería en el año 1981, cuando Amador Fernández dio rienda suelta a su pasión por el arte, representa «un honor» para Miguel Galano, que lamenta la pérdida de «un espacio dedicado al arte».

Que «Dibujos y cerámicas», una muestra artística suya, sea la elegida para poner fin la etapa de la galería no le incomoda. Más bien le enorgullece por todo lo que ha supuesto el equipamiento gijonés de Fernández y su esposa, Isabel de la Rosa, para su carrera co¬mo pintor. «Me presta ser el último eslabón de esta historia», valora Galano, que se sale de su estilo más trabajado para brindar a Cornión un último servicio. Una obra que va a sorprender a los visitantes, como le comentó el propio galerista Amador Fernández Carnero al artista. Hasta el 30 de diciembre, los amantes del arte podrán disfrutar de su creación y despedir a la galería Comión, uno de los espacios más trascendentales de la cultura de la ciudad.

Sergio García
La Nueva España